Editorial faceando

Actualizado: 4 de sep de 2018

Un espacio para comunicarnos amorosamente

Para dar un mensaje y para que nuestro interlocutor lo reciba tal como es, se hace indispensable que nuestro cuerpo y mente obren en coherencia para que haya una verdadera comunicación.


Debemos actuar con respeto y humildad cuando lo que escuchamos no es lo que esperamos, igualmente, si nos hacen una observación o llamado de atención, aprender de ello sin tomarlo a manera personal. Evitar que nuestros sentimientos o alguna fricción con determinada persona, no nos permitan recibir con objetividad lo que nos quieren comunicar.

Hay que tener en cuenta lo que decimos y cómo lo decimos pues de otra manera estamos enviando un doble mensaje.


Pero sobre todo, tener una actitud y las palabras amorosas que nos permitan intercambiar nuestros pensamientos, sentimientos y creencias teniendo en cuenta a los demás y sin perder nuestra forma particular de ser.

Por: Pilar Urrea

Maestra face.


39 vistas1 comentario